¿Qué nos gusta?

Sin saber por qué hay historias que gustan, que llegan, con las que te identificas. Historias que repites y recomiendas: una serie que sorprende, una película que te encanta, un videojuego, una foto en facebook que compartes o un correo que reenvías.

Probablemente no se pueda hacer una generalización, en una misma generación hay distintas mentalidades, distintos grados de educación, cultura, raíces…

No obstante tengo la sensación de que hay una especie de rasgos culturales comunes, un cierto tipo de gente de esta generación con una identidad similar que cruza fronteras nacionales. Si bien la televisión y el cine han supuesto que individuos de distintos países tengan una base cultural común: hay películas que han marcado las conciencias de personas en todo el mundo, es con la popularización de Internet y las redes sociales cuando la información, el mensaje, que nos llega ha dejado de estar generado por industrias o países: cualquier puede expresar su opinión, ser de una determinada manera, decir lo que le de la gana, y tener un éxito y repercusión extraordinarios.

Fenómenos como la primavera árabe + 15 M + Occupy Wall Street / Anonymous han demostrado que individuos de distintos países tiene una especie de moral común, unos ideales que probablemente comparten sin haberse conocido. Admiran los mismos ejemplos y, probablemente, se muestran impactados por los mismos mensajes o historias.

Hay dos cuestiones interesantes:

¿Nos gusta aquello en lo que identificamos unos valores morales positivos? Es  posible que esto no sea algo exclusivo de nuestra generación (somos bastante poco activos en la reivindicación política o ecológica, por ejemplo, con respecto a otras generaciones), pero quizá sí se está recuperando ese espíritu luchador o esa conciencia sobre las desigualdades o el medio ambiente, tras unos años de crecimiento económico desmedido e insostenible.

¿Nos gusta aquello que representa esa especie de identidad cultural común? Si bien quizá “identidad cultural común” es algo exagerado sí es cierto que esta generación, más que ninguna, ha tenido acceso a los mismos contenidos culturales que han formado una identidad global. Series como Friends han marcado a ésta generación que consume casi inmediatamente y con el inglés como idioma común cualquier contenido de moda en Internet.

Nos gusta también, y probablemente esto no sea específico de una generación, la bondad. Queremos castigar la maldad en un reality, por ejemplo, con distintos personajes e, inconscientemente, queremos que gane el bueno, el más humilde, bondadoso, auténtico, el que representa determinados valores y no cae en malas actitudes hacia los demás.

Más allá de buenas películas, modas musicales temporales, etc… tengo la sensación de que hay determinadas historias, o formas de contarlas, que disparan ese gusto colectivo, basado en valores.

¿Esos ideales son comunes a distintas culturas porque se han transmitido los mismos valores de bueno/malo?

Probablemente el bagaje cultural es distinto en un país árabe pero, probablemente, el acceso a la educación / información de ciertas élites hace que sus valores, su percepción de lo que está bien y lo que está mal sea similar a la de otros individuos, que compartan esa “moral” común, libre de represiones culturales. Quizá sea el mismo principio que hace que, determinadas élites tengan una doble moral en países con regímenes religiosos represores de las libertades.

¿Qué lenguaje nos llega de una forma especial? ¿qué es para nosotros el grano en contraposición a la paja que inunda nuestro panorama cultural?

Nos gusta la forma inteligente de comunicar, alejada de simplificaciones:

  • La forma en la que se expresan los personajes de Homeland.
  • La forma de expresar esa extraña magia de la vida que utiliza la película de Forest Gump.
  • La crudeza del lenguaje de la película “El club de la lucha”
  • La metéfora social de una sociedad dormida y controlada contra la que luchan un grupo de hackers en la película Matrix.

¿Por qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.